Page header image

Diabetes: infecciones

(Diabetes: Infections)

¿Por tengo que tener cuidado con las infecciones si soy diabético?

Si tiene diabetes, corre un mayor riesgo de infección que las personas que no tienen diabetes. Puede tener, por ejemplo, las siguientes infecciones:

  • infecciones de la vejiga y renales
  • aftas, enfermedad de las encías y otras infecciones de la boca
  • infecciones de hongos, como pie de atleta e infecciones en las uñas
  • infecciones vaginales, sobre todo las infecciones de levaduras
  • infecciones de heridas
  • infecciones de los pies.

Aun una pequeña cortada en el pie, por ejemplo, podría no sanar bien y convertirse en un problema serio y potencialmente letal.

Hay varias razones por las que podría tener más infecciones debido a su diabetes:

  • Es posible que no note lesiones en los pies, piernas o manos debido al daño nervioso y el entumecimiento. Si no se tratan, las lesiones se pueden infectar.
  • Los niveles elevados de azúcar en la sangre pueden estimular el crecimiento de algunas bacterias y levaduras.
  • Los niveles elevados de azúcar en la sangre pueden dificultar la tarea del sistema inmunológico al combatir infecciones.
  • El flujo de sangre reducido en los pies y las piernas puede limitar su capacidad para combatir las infecciones aunque sufra sólo raspones o cortaduras pequeñas.

¿Cómo se tratan las infecciones?

Lo más importante es controlar la diabetes. Como algunas bacterias y levaduras parecen prosperar cuando el nivel de azúcar en la sangre es alto, para poder controlar bien su infección tendrá que controlar también su nivel de azúcar en la sangre.

Su profesional médico le recetará antibióticos o medicamentos fungicidas para su infección. Si se le infecta un pie o una pierna, es probable que tenga que descansar ese pie o pierna por días o semanas. Es posible que tenga que hacer fisioterapia para ayudar a cicatrizar el pie. Es posible que no note lesiones en los pies, piernas o manos debido al entumecimiento. Si no se tratan, las lesiones se pueden infectar. A veces un especialista en pies (podiatra) le puede ayudar con el cuidado de su pie. Si está teniendo problemas en los pies, puede tener que usar zapatos diseñados especialmente para proteger sus pies y evitar que se lesionen.

Su infección tardará más en sanarse que la infección de una persona que no tiene diabetes, porque el suministro de sangre a sus piernas y pies frecuentemente no es tan bueno. Si hay dudas de que la infección se está curando demasiado despacio, o que es demasiado profunda para curarse fácilmente, es posible que lo remitan a un profesional médico que se especializa en tratar infecciones difíciles en diabéticos. Es probable que tenga que hacer visitas de seguimiento frecuentes.

Todos los aspectos del tratamiento de la infección de diabéticos (control de la diabetes, medicamentos, fisioterapia y descanso) son importantes para no tener que amputar, sobre todo si la infección es en los pies o las piernas. Pero lo más importante para prevenir las amputaciones y otras complicaciones es un buen control del nivel de azúcar en la sangre.

¿Cómo puedo cuidarme?

  • Debe ser consciente de su mayor riesgo de contraer infecciones y de los problemas causados por las infecciones no tratadas.
  • Si tiene flujo vaginal o del pene, si su orina cambia de color o de olor, o si siente dolor o ardor al orinar, dígaselo a su profesional médico.
  • Fíjese si tiene llagas en la boca, labios, lengua o encías. Las manchas blancas y dolorosas en la lengua o en la boca pueden ser aftas. El afta es una infección fúngica que se puede diseminar internamente a otras partes de su cuerpo si no se trata.
  • Contrólese los pies todos los días.
  • Llame a su profesional médico de inmediato si:
    • Tiene una lesión o llaga en sus pies o piernas, aunque sea pequeña.
    • Siente un cosquilleo, adormecimiento o cambio de color o sensación en las yemas de los dedos de las manos o los pies.
    • Una región de la piel está caliente, enrojecida, inflamada o sensible.
    • Tiene fiebre.
    • Tiene una herida que no sana o está creciendo.
    • Tiene estrías rojas alrededor de una herida.
    • Hay drenaje de una herida que huele mal.
    • Tiene una herida con un pequeño cráter (úlcera) en su pi o pierna.

¿Cómo puedo evitar contraer infecciones?

  • Nunca ande descalzo, ni siquiera en su casa. Aún los cortes pequeños pueden infectarse seriamente.
  • Examínese los pies al final de cada día para asegurarse de que no haya zonas enrojecidas, cortadas o raspones que pudieran infectarse. Use un espejo para examinarse las plantas de los pies, si fuera necesario. Es posible que vea cortaduras, llagas o ampollas que no sienta por tener los nervios dañados.
  • Después de bañarse, luego séquese los pies cuidadosamente, sobre todo entre los dedos, para evitar que la piel se abra. Utilice crema para humedecer la piel. La piel reseca y agrietada constituye una vía de acceso para que la bacteria produzca infecciones. No se ponga lanolina entre los dedos de los pies, porque puede llegar a mantener la piel demasiado húmeda en esa área.
  • No se trate los callos y durezas usted mismo. Especialmente no intente quitárselos con hojas de afeitar o productos químicos. Pídale ayuda a su profesional médico.
  • Córtese las uñas de los pies con mucho cuidado. Aprenda a hacerlo correctamente o pídale a un especialista en pies de diabéticos que le corte las uñas. Las lesiones en la región de las uñas son una fuente común de infecciones en los pies.
  • Use calcetines y zapatos que le queden bien y protejan sus pies de las posibles lesiones.
  • No deje de acudir a sus citas con su profesional médico para los exámenes periódicos de diabetes y de los pies.
Desarrollado por RelayHealth.
Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-07-29
Last reviewed: 2011-03-03
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
© 2011 RelayHealth and/or its affiliates. All rights reserved.
Page footer image