Page header image

Diabetes durante el embarazo

(Diabetes in Pregnancy)

¿Qué es la diabetes durante el embarazo?

La diabetes es una condición que causa niveles de azúcar (glucosa) muy altos en la sangre. Algunas mujeres ya tienen diabetes antes de quedar embarazadas. Otras comienzan a tenerla durante el embarazo. La diabetes que comienza durante el embarazo se llama diabetes gestacional.

Si ya tenía diabetes antes de quedar embarazada, le puede costar más controlar su nivel de azúcar durante el embarazo. El embarazo puede causar tanto niveles altos como bajos de azúcar en la sangre con más frecuencia. Puede empeorar el ojo diabético o un problema renal, cardiaco, de los vasos sanguíneos o de los nervios. Es posible que tenga que cambiar su dosis de insulina. Si no estaba usando insulina antes del embarazo, es posible que tenga que usarla cuando quede embarazada.

Si tiene diabetes durante el embarazo, es posible que tenga que seguir una dieta especial. Es posible que se tenga que dar inyecciones de insulina o tomar una píldora para ayudar a controlar su nivel de azúcar en la sangre.

Si la diabetes no se trata bien antes o durante el embarazo, y no controla bien su nivel de azúcar en la sangre, pueden ocurrir los siguientes problemas:

  • Los altos niveles de azúcar en su sangre pueden hacer que el bebé crezca demasiado antes de nacer. Los bebés muy grandes tienden a tener más problemas. Es posible que los bebés que son muy grandes o que tengan otros problemas deban nacer con un parto por cesárea.
  • El bebé puede tener defectos de nacimiento, como problemas del corazón, riñón, columna vertebral o cerebro. Algunos de estos problemas pueden poner en peligro su vida.
  • Puede sufrir de alta presión sanguínea durante el embarazo, causándole problemas tanto a usted como al bebé.
  • Cuando tiene un nivel muy alto de azúcar en la sangre, pueden aparecer cetonas en su sangre y orina. Esto puede causar un problema muy serio y potencialmente letal llamado cetoacidosis diabética.
  • El trabajo de parto puede comenzar antes de tiempo.
  • Es posible que haya que acelerar el parto.
  • Después del parto, el azúcar en la sangre del bebé puede ser demasiado baja.
  • El bebé puede tener ictericia.
  • Puede tener un aborto natural al principio del embarazo, o el bebé puede morir en el útero antes del parto.

Si sigue el tratamiento adecuado antes y durante su embarazo, sus perspectivas de tener un bebé saludable son buenas.

¿Cómo ocurre?

La insulina es una hormona fabricada por el páncreas. Ayuda al cuerpo a transformar azúcar en energía. Este proceso ayuda a evitar que el nivel de azúcar en la sangre suba demasiado. Las hormonas del embarazo pueden cambiar la forma en que funciona la insulina, obligando al páncreas a fabricar más cantidad de insulina que lo normal. Si el páncreas no puede fabricar la cantidad de insulina suficiente para controlar el nivel de azúcar en la sangre, quiere decir que se vuelve diabético. La diabetes gestacional aparece en alrededor del 7% de todos los embarazos (1 en 14).

Nadie sabe por qué algunas personas sufren de diabetes y otras no. No obstante, las mujeres con los siguientes antecedentes o problemas corren un riesgo más alto de sufrir diabetes durante el embarazo:

  • antecedentes de diabetes en la familia
  • sobrepeso, sobre todo más de 200 libras
  • un bebé anterior que pesó 9 libras (4000 gramos) o más al nacer
  • un bebé anterior que nació muerto
  • un bebé anterior con defectos de nacimiento
  • más de un aborto natural anterior
  • más de 35 años de edad.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas de diabetes en mujeres que no están embarazadas pueden ser:

  • aumento de sed
  • pérdida de peso inesperada
  • comer demasiado
  • orinar mucho
  • cansancio inexplicable.

La diabetes puede ocurrir en el embarazo sin causar síntomas que se noten. No obstante, los análisis de orina y sangre durante el embarazo pueden demostrar que su nivel de azúcar en la sangre es alto.

¿Cómo se diagnostica?

Se puede hacer un análisis de orina como parte de los exámenes regulares del embarazo para ver si tiene diabetes.

Si corre un riesgo alto de tener diabetes, es probable que le hagan un análisis de sangre para ver si tiene diabetes en su primera visita prenatal. Le harán otro análisis de sangre más adelante en el embarazo. Si corre un riesgo bajo o promedio de tener diabetes gestacional, probablemente le harán el análisis de sangre alrededor de la semana 24 a 28 del embarazo.

¿Cómo se trata?

Si comienza a tener diabetes durante el embarazo, puede llegar a controlar su nivel de azúcar en la sangre:

  • midiéndose el nivel de azúcar en su casa (su profesional médico le dirá cada cuánto tiene que hacerlo)
  • siguiendo una dieta especial
  • haciendo ejercicios moderados en forma periódica de acuerdo a las recomendaciones de su profesional médico.

Puede tener que darse también inyecciones de insulina o tomar un medicamento oral para controlar su nivel de azúcar. Si necesita tomar insulina, infórmese lo más que pueda sobre la insulina. Sepa qué cantidad tiene que usar y aprenda la técnica correcta para darse las inyecciones. También es una buena idea que otra persona, como por ejemplo su pareja, aprenda a darle insulina en caso de emergencia. Su profesional médico le dirá cuánta insulina necesita y cuándo se tendrá que dar las inyecciones.

La única manera de saber si está tomando la cantidad correcta de insulina es controlando de cerca su nivel de azúcar en la sangre todos los días. Pregúntele a su profesional médico cuándo debe medirse el nivel de azúcar en la sangre. Pregunte cuándo debería llamar a su profesional médico si el nivel de azúcar en la sangre no se encuentra dentro de los límites indicados.

Si ya es diabética y piensa quedar embarazada, consulte con su profesional médico con bastante anticipación. Tiene que tener un buen control de su nivel de azúcar en la sangre antes de quedar embarazada. Debería hacerse también un examen médico minucioso. Mientras esté embarazada, es posible que tenga que tomar cuidados especiales, como:

  • medir con más frecuencia su nivel de azúcar en la sangre, tanto en su casa como en el consultorio del médico
  • cambiar su dieta
  • si tiene diabetes tipo 1, cambiar su dosis de insulina durante el embarazo
  • realizar visitas más frecuentes a su profesional médico de obstetricia y a su profesional médico de diabetes
  • realizarse exámenes más frecuentes del corazón, la vista y los riñones.

Si tiene diabetes tipo 2 y está embarazada o piensa quedar embarazada, es importante que hable con su profesional médico sobre sus opciones de tratamiento. Es posible que tenga que cambiar sus medicamentos mientras está tratando de quedar embarazada y durante el embarazo. En sus visitas de seguimiento, es posible que le hagan un análisis de orina para ver si tiene cetonas.

Durante el trabajo de parto, su profesional controlará de cerca su nivel de azúcar en la sangre y lo medirá con frecuencia. Es posible que tengan que darle agua azucarada e insulina intravenosa (en las venas) para controlar su nivel de azúcar en la sangre durante el trabajo de parto.

¿Cuánto duran los efectos?

La mayoría de las mujeres que sufren de diabetes durante el embarazo dejan de tenerla después del parto. La necesidad de insulina del cuerpo se reduce después del parto. No obstante, tiene una buena probabilidad de volverse diabética más adelante. Para reducir el riesgo de sufrir diabetes, es posible que tenga que perder más peso después del embarazo. Siga además una dieta saludable y no se olvide de hacer ejercicios suficientes. Su profesional médico le controlará con frecuencia sus niveles de azúcar en la sangre.

Si ya era diabética antes de quedar embarazada, es probable que vuelva a su condición inicial, y después de que nazca el bebé tendrá que seguir el plan de tratamiento que tenía antes. No obstante, las complicaciones de la diabetes pueden empeorar durante el embarazo. Si no tenía un buen control del nivel de azúcar en la sangre antes de quedar embarazada, su bebé tendrá un riesgo mayor de nacer con defectos o de morir antes del parto. Consulte con su profesional médico sobre estos riesgos.

Si se pone diabética durante un embarazo, es más probable que sufra de diabetes en embarazos futuros. Tendría que hacerse un análisis de diabetes bien temprano la próxima vez que quede embarazada.

¿Cómo puedo cuidarme?

  • Siga el programa de dieta, medicamentos y ejercicios indicado por su profesional médico.
  • Mantenga un buen control de su nivel de azúcar en la sangre. Es posible que se tenga que medir el azúcar en la sangre 1 ó más veces por día.
  • Es importante que tanto usted como sus familiares sepan cómo tratar un nivel bajo de azúcar en la sangre. Uno de los riesgos de mantener un muy buen control del nivel de azúcar en la sangre es que a veces caerá a un nivel muy bajo. Las reacciones de bajo nivel de azúcar en la sangre pueden ser peligrosas para la madre. Sin embargo, no se ha demostrado que un nivel bajo de azúcar en la sangre cause daño al bebé.
  • Mantenga todas sus citas con su profesional médico y el médico que le trata la diabetes.

¿Cómo puedo prevenir la diabetes o las complicaciones de la diabetes durante el embarazo?

Mantenga un peso saludable. Si tiene un peso saludable cuando queda embarazada, el cuerpo tendrá menos exigencias. Para eso tiene que planificar con anticipación. Las "dietas extremas" nunca se aconsejan, y cualquier pérdida de peso durante el embarazo puede ser peligrosa.

Si tiene diabetes que no fue causada por el embarazo, tendrá que planificar su embarazo y consultar con su profesional médico en todo momento acerca de su estado de salud. Si no controla su diabetes realmente bien, debe evitar quedar embarazada usando cuidadosamente un método confiable de control de natalidad. Mantenga su nivel de azúcar en la sangre a niveles normales por 3 meses antes de quedar embarazada, y controlándolo durante todo el embarazo.

Tome además 600 microgramos (mcg) de ácido fólico todos los días para reducir el riesgo de algunas complicaciones del embarazo, como por ejemplo ciertos defectos de nacimiento.

Desarrollado por RelayHealth.
Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-08-04
Last reviewed: 2011-03-27
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
© 2011 RelayHealth and/or its affiliates. All rights reserved.
Page footer image