Page header image

Fibromialgia

(Fibromyalgia)

¿Qué es la fibromialgia?

La fibromialgia es un trastorno que causa molestia y dolor en todo el cuerpo. Es un problema crónico (continuo) que causa dolor, entumecimiento y generalmente fatiga.

La fibromialgia afecta a varios millones de personas en los Estados Unidos. Generalmente se diagnostica en personas de mediana edad, si bien los síntomas pueden comenzar antes. Afecta a las mujeres más frecuentemente que a los hombres o los niños.

¿Cómo ocurre?

No sabe qué es exactamente la fibromialgia ni qué la causa. La fibromialgia se ha vinculado con:

  • el estrés emocional o físico
  • ansiedad
  • depresión
  • eventos traumáticos, como un accidente de carro
  • infecciones u otras enfermedades
  • falta de sueño reparador.

Las mujeres que tienen un familiar con fibromialgia tienen más probabilidad de sufrir de este trastorno. No se sabe si esto se debe a factores hereditarios o ambientales.

Los investigadores están tratando de encontrar las posibles causas de los síntomas. Una teoría es que la fibromialgia reduce el umbral del dolor. Esto puede ser porque el cerebro se hizo más sensible a los compuestos químicos que envían señales de dolor, o a que tiene mayor cantidad de esos compuestos químicos que lo normal.

¿Cuáles son los síntomas?

El síntoma principal es el dolor. Los dolores, molestias y entumecimiento pueden variar de un día a otro o de una semana a otra. El dolor también puede pasar de una parte del cuerpo a otra. Es más común en el cuello, pecho, brazos, piernas, caderas y espalda.

Otros síntomas comunes son los siguientes:

  • cansancio
  • dolores de cabeza
  • problemas con el sistema digestivo, especialmente dificultad para tragar, dolor abdominal, estómago revuelto o diarrea.

Puede tener:

  • problemas para dormirse
  • problemas para pensar y recordar cosas
  • depresión o ansiedad
  • mareos o vahídos
  • dolores menstruales
  • piernas inquieta.

Las personas con fibromialgia tienen sensibilidad en todo el cuerpo. La sensibilidad se nota más en lugares específicos del cuello, hombros, espalda, caderas, brazos y piernas. Estos lugares se llaman puntos sensibles. Estos puntos duelen cuando se los presiona.

Los síntomas pueden empeorar si se esfuerza demasiado, o cuando el tiempo está húmedo y frío. Los adultos jóvenes con fibromialgia tienen más probabilidad de sufrir dolores de cabeza crónicos o ansiedad. Sus síntomas pueden empeorar más fácilmente con los cambios climáticos, el estrés mental o si no duermen bien.

¿Cómo se diagnostica?

Su profesional médico le puede hacer preguntas sobre su historia clínica y sus síntomas. Lo examinará, buscando áreas sensibles. No hay una prueba en particular para diagnosticar la fibromialgia. Sin embargo, es posible que le hagan análisis de sangre para estar seguro de que sus síntomas no sean causados por otras enfermedades similares a la fibromialgia, como artritis reumatoide.

¿Cómo se trata?

El tratamiento más exitoso es una dieta saludable, ejercicio regular y reposo.

  • Su dieta debe incluir una amplia gama de frutas y verduras. Estos alimentos proporcionan muy pequeñas cantidades de elementos y minerales que ayudan a los músculos. Además, la fibra de las frutas y las verduras ayudan al sistema digestivo.
  • El ejercicio afecta los niveles de muchos productos bioquímicos en el cuerpo, sobre todo en el sistema nervioso. Por eso los síntomas de fibromialgia mejoran cuando las personas hacen ejercicio regularmente. Como gran parte del dolor de la fibromialgia es en los músculos y las articulaciones, debería comenzar un programa de ejercicios en forma gradual. Pídale a su profesional médico o fisioterapeuta que le recomiende un plan de ejercicios. Haga un buen precalentamiento y vuelta a ritmo normal. Haga ejercicios que no le causen dolor en las articulaciones.
  • El reposo es tan importante como la dieta y el ejercicio. Trate de dormir tranquilo y lo suficiente. Por la noche, evite comidas y bebidas estimulantes (como el café y los refrescos con cafeína) y ciertos medicamentos (por ejemplo, descongestionantes).

Si la dieta, los ejercicios y el reposo no le alivian los síntomas, su profesional médico le puede recetar medicamentos para aliviar algunos de los síntomas. No hay un medicamento que cura la fibromialgia. No obstante, algunos medicamentos pueden aliviar algunos de los síntomas, como por ejemplo:

  • los relajantes musculares y los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (NSAIDs, por sus siglas en inglés), como ibuprofeno o naproxeno, para el dolor (los NSAIDs, como ibuprofeno, naproxeno y aspirina, pueden causar sangrado estomacal y otros problemas. Estos riesgos aumentan con la edad. Lea la etiqueta y tómelos de acuerdo a las instrucciones. No los tome por más de 10 días por cualquier razón, a menos que se lo recomiende su profesional médico).
  • antidepresivos, que también lo pueden ayudar a dormir mejor y aliviar el dolor.
  • pregabalina (pregabalin, Lyrica) para el dolor causado por problemas con los nervios
  • duloxetina (duloxetine, Cymbalta) y milnacipran (Savella) para la depresión o el dolor causado por el sistema nervioso.

Su profesional médico le puede ayudar a encontrar otras maneras de reducir su dolor y cansancio, como la aplicación de calor o terapia de masajes.

¿Cuánto duran los efectos?

La fibromialgia es un problema crónico. A veces los síntomas mejoran y otras veces empeoran, pero es probable que sigan por meses o años. Si bien la enfermedad puede producir muchas molestias, no daña las articulaciones, los músculos u otros tejidos, y no abrevia la vida.

¿Cómo puedo cuidarme?

  • Haga ejercicios físicos regularmente, según las recomendaciones de su profesional médico. La falta de actividad física puede agravar el dolor.
  • Siga una dieta saludable, rica en cereales integrales, frutas y verduras. Los alimentos saludables le dan energía, ayudan a que se sienta mejor y le ayudan a evitar otros problemas de salud. Los suplementos nutritivos pueden ayudar a algunas personas, pero consulte con su profesional médico antes de usar suplementos.
  • Adquiera buenas costumbres de sueño: trate de establecer un patrón de sueño regular por la noche. Duerma lo suficiente todas las noches.
  • No fume.
  • Trate de no hacer muchas cosas a la vez. Mezcle sus actividades cotidianas con periodos de descanso.
  • Puede aplicarse una almohadilla eléctrica ajustada a baja temperatura o una bolsa de hielo envuelta en una toalla sobre las zonas que le duelen (la opción que mejor le funcione). Algunas personas descubren que es útil alternar frío y calor.
  • Trate de practicar nuevas maneras de reaccionar al dolor y controlar el estrés. Por ejemplo, trate de hacer ejercicios de relajación o meditación. Puede también solicitar ayuda a un terapeuta.
  • Si su profesional médico le recomendó o recetó un medicamento, tómelo exactamente de la manera indicada. Dígale a su profesional médico si el medicamento lo ayudó. Si no, puede llegar a necesitar una dosis distinta u otro medicamento.
  • No deje de ir a las citas siguientes con el médico. Es importante que usted y su profesional médico controlen cómo van cambiando sus síntomas con el tiempo, y si el tratamiento está ayudando a aliviarlos.
  • Para obtener más información, póngase en contacto con:

    Instituto Nacional de Artritis y Enfermedades Musculoesqueléticas y de la Piel (National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases, o NIAMS)
    Teléfono: 1-877-22-NIAMS (1-877-226-4267)
    Sitio Web: http://www.niams.nih.gov.

¿Qué puedo hacer para prevenir la fibromialgia?

Los médicos no saben cómo prevenir la fibromialgia. Sin embargo, al igual que con muchos problemas médicos, la mejor prevención podría ser mantenerse lo más saludable posible, comiendo bien, haciendo ejercicios regularmente y reposando lo suficiente.

Desarrollado por RelayHealth.
Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-01-27
Last reviewed: 2010-08-02
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
© 2011 RelayHealth and/or its affiliates. All rights reserved.
Page footer image