Page header image

Gota

(Gout)

¿Qué es la gota?

La gota es una enfermedad causada por el exceso de ácido úrico en el cuerpo. El ácido úrico puede no causar síntomas durante años, pero después de un tiempo, una cantidad excesiva puede causar una inflamación dolorosa de las articulaciones (artritis). En general la gota afecta primero la articulación entre el pie y el dedo gordo del pie. Más tarde, los ataques pueden afectar otras articulaciones del pie y la pierna. Con menos frecuencia, los brazos y las manos se ven afectados.

Además de la artritis, la gota provoca la formación de tofos. Los tofos son depósitos desiguales de cristales de ácido úrico que se encuentran debajo de la piel. Los lugares más comunes para el desarrollo de tofos son el borde exterior de la oreja, el codo o la zona alrededor del codo, los dedos de manos y pies, y la zona alrededor del tendón de Aquiles en el tobillo.

La gota también puede llevar a la formación de cálculos de ácido úrico en el riñón.

La mayoría de las personas que tienen gota son hombres de mediana edad, pero puede ocurrir a cualquier edad. Es menos común en las mujeres.

¿Cómo ocurre esto?

La gota generalmente se produce porque hay un exceso de ácido úrico en la sangre. El ácido úrico es una sustancia química que proviene de la descomposición de sustancias llamadas purinas. Las purinas se encuentran en todos los tejidos de su cuerpo. También se encuentran en muchos alimentos. Normalmente, el ácido úrico se disuelve en la sangre, pasa a través de los riñones y se excreta en forma de orina. Si los niveles de ácido úrico se acumulan en la sangre, se pueden formar cristales de ácido úrico con bordes filosos en las articulaciones. Los cristales causan dolor e hinchazón.

La mayoría de los casos de gota se deben a la eliminación deficiente de ácido úrico por parte de los riñones. Por lo general, no se halla la causa del problema específico de los riñones.

La gota puede producirse porque el cuerpo produce demasiado ácido úrico. Esto puede suceder por distintas razones:

  • Puede que coma muchos alimentos con alto contenido de purina, como los mariscos y las carnes (en especial, carne roja y otras carnes de órganos, como el hígado).
  • Puede que beba demasiado alcohol.
  • Puede que haya heredado una tendencia a producir demasiado ácido úrico.
  • Puede que tenga una enfermedad como el cáncer o ciertos trastornos de los glóbulos rojos.

Algunas afecciones, como la deshidratación, pueden causar altos niveles de ácido úrico. Los diuréticos, que se utilizan a menudo para tratar la presión arterial alta, pueden aumentar los niveles de ácido úrico. Otros medicamentos también pueden afectar el nivel de ácido úrico en la sangre.

Los niveles de ácido úrico en los hombres empiezan a subir después de la pubertad. Los niveles de ácido úrico en las mujeres por lo general no suben hasta después de la menopausia. Por esta razón, las mujeres están protegidas de la gota hasta varios años después de la menopausia. Por lo general, los niveles de ácido úrico tienen que ser altos durante muchos años para desarrollar gota.

Las personas que recientemente han tenido una enfermedad grave o una cirugía tienen mayores probabilidades de tener un ataque de gota.

Algunas personas tienen gota a pesar de tener niveles normales de ácido úrico.

¿Cuáles son los síntomas?

Muchas personas tienen niveles altos de ácido úrico durante años y nunca tienen ningún síntoma. Sólo el 10 y el 20% de las personas con niveles altos de ácido úrico desarrollan síntomas en las articulaciones. Los síntomas pueden incluir:

  • dolor repentino e intenso, sobre todo de una sola articulación a la vez
  • enrojecimiento en una articulación
  • hinchazón en una articulación

A veces, los ataques repentinos se asocian a una enfermedad o lesión, o al consumo excesivo de alcohol. Los síntomas pueden durar días o semanas. Los síntomas de dolor, enrojecimiento e hinchazón suele ocurrir meses o años antes del desarrollo de tofos o cálculos en el riñón.

Los tofos no causan síntomas, a menos que su contenido se abra y se disperse. A menudo no son dolorosos. Dependiendo de dónde se encuentren en su cuerpo, pueden limitar el movimiento de una articulación.

Los síntomas de los cálculos de ácido úrico en el riñón son como los de otros cálculos en el riñón. Pueden causar dolor abdominal severo y, a veces, náuseas, vómitos, fiebre o sangre en la orina. Los cálculos en el riñón también pueden obstruir el flujo de orina, y esto puede dañar los riñones si no se trata.

¿Cómo se diagnostica?

Su profesional médico le preguntará sobre sus síntomas y su historia clínica familiar y personal. Él o ella lo examinará y le preguntará acerca de todos los medicamentos que está tomando. Su profesional médico sospechará que usted tiene gota en los siguientes casos:

  • Tiene la articulación del primer dedo del pie inflamada.
  • Su análisis de sangre muestra un nivel alto de ácido úrico en la sangre.
  • Tiene tofos.
  • Sus síntomas de artritis mejoran tras empezar a tomar el medicamento colchicina. (La colchicina, un medicamento antiinflamatorio, sólo es eficaz para la artritis gotosa).

Para confirmar el diagnóstico, su profesional médico puede tomar una muestra de líquido de una articulación afectada y enviarla al laboratorio para su análisis. Si tiene cristales de ácido úrico en el líquido, usted tiene gota.

¿Cómo se trata?

Por lo general, si usted tiene niveles altos de ácido úrico, pero no síntomas, no necesitará tratamiento. En casos especiales (por ejemplo, si tiene antecedentes familiares de gota o cálculos en el riñón), puede que reciba tratamiento para la gota, aunque no tenga ningún síntoma.

Si tiene síntomas de gota, los objetivos del tratamiento son los siguientes:

  • Detener el dolor.
  • Tratar de evitar que el problema vuelva a aparecer mediante el control de los niveles de ácido úrico.
  • Prevenir las complicaciones graves, como el daño en los riñones.

El tratamiento de la artritis consiste en el uso de medicamentos antiinflamatorios, tales como:

  • ibuprofeno o naproxeno
  • corticosteroides, como la prednisona
  • colchicina.

Los medicamentos antiinflamatorios a veces se toman diariamente para prevenir ataques recurrentes de artritis gotosa.

  • Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (NSAIDs, por sus siglas en inglés), como el aspirina, ibuprofeno (ibuprofen) y naproxeno (naproxen), pueden causar sangrado del estómago y otros problemas. Estos riesgos aumentan con la edad. Lea la etiqueta y tómelos de acuerdo a las instrucciones. No los tome por más de 10 días por cualquier razón, a menos que se lo recomiende su profesional médico.
  • El uso de un esteroide por tiempo prolongado puede tener efectos secundarios severos. Tome su medicamento esteroide exactamente como se lo recetó su profesional médico. No tome ni más ni menos de lo que le recetó su profesional médico y no lo tome por más tiempo que el recetado. No deje de tomar un esteroide sin la aprobación de su profesional médico. Es posible que tenga que ir reduciendo su dosis lentamente antes de dejarlo.

En general no se recomienda la aspirina porque puede impedir que los riñones eliminen el ácido úrico.

Su profesional médico le puede recetar un medicamento narcótico, como hidrocodona, para ayudar a aliviar el dolor.

Si la artritis gotosa se convierte en un problema frecuente, se pueden recetar otros medicamentos para reducir los niveles de ácido úrico del cuerpo. Ejemplos de estos medicamentos son el alopurionol, el febuxostat y el probenecid. Estos medicamentos ayudan a evitar la formación de cristales de ácido úrico en las articulaciones. Esto ayuda a prevenir ataques dolorosos de artritis gotosa y los daños en las articulaciones.

¿Cuánto tiempo duran los efectos?

Cuanto más pronto se inicia el tratamiento, más pronto se alivian los síntomas. Puede comenzar a sentirse mejor 1 ó 2 días después de iniciar el tratamiento. Si la gota no se trata, los síntomas pueden durar de unos pocos días a varias semanas.

Usted podría tener otro ataque de gota, pero generalmente no antes de 6 meses a 2 años. Podrían pasar años antes de que tenga otro ataque de gota, o quizás nunca tenga otro.

¿Cómo puedo cuidarme y ayudar a prevenir la gota?

Para tratar los síntomas de la gota, haga lo siguiente:

  • Haga cambios en su dieta, su consumo de líquidos y su consumo de alcohol siguiendo las recomendaciones de su profesional médico.
  • Tome los medicamentos siguiendo las recomendaciones de su profesional médico.
  • Un paño húmedo tibio o una almohadilla térmica configurada en la posición más baja puede ayudar a aliviar el dolor. Puede colocar calor en la articulación afectada entre 15 y 30 minutos, de 3 a 4 veces por día. Asegúrese de no dormir con la almohadilla térmica encendida. Podría sufrir una quemadura.
  • El paracetamol o los medicamentos antiinflamatorios de venta libre, como el ibuprofeno y el naproxeno, pueden aliviar el dolor. Los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE) pueden causar sangrado estomacal u otros problemas. Estos riesgos aumentan con la edad. Lea la etiqueta y tómelos según las indicaciones. A menos que el profesional médico lo recomiende, no los tome durante más de 10 días.

No hay manera segura de prevenir la gota. Sin embargo, puede seguir estos pasos para disminuir la posibilidad de tener niveles altos de ácido úrico:

  • Siga una dieta con bajo contenido de purina. Los alimentos ricos en purina que debe evitar incluyen: la carne (especialmente la carne roja y otras carnes de órganos, como las mollejas, el hígado y el riñón), los camarones, las anchoas, las sardinas y las legumbres secas (frijoles).
  • No beba demasiado alcohol. No beba más de 2 onzas (56.7 g) de alcohol por día. Lo mejor es no beber alcohol en absoluto.
  • A menos que su profesional médico le haya limitado el consumo de líquidos, beba mucho líquido no alcohólico.

Llame a su profesional médico de inmediato si durante un ataque de gota:

  • Comienza a sentir dolor en el vientre o en la espalda.
  • Los analgésicos no alivian su dolor.
  • Tiene náuseas y vómitos.
  • Comienza a sentir dolor en otras articulaciones.
  • Su orina contiene sangre o tiene una coloración té.
  • Sus heces tienen un color oscuro, alquitranado o contienen sangre. Esto puede suceder si su estómago o intestinos están irritados a causa de los medicamentos para el tratamiento de la gota.
  • Tiene fiebre de más de 101.5° F(38.6° C).
  • Tiene otros síntomas que le preocupan.
Developed by RelayHealth.
Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-07-29
Last reviewed: 2011-05-03
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
© 2011 RelayHealth and/or its affiliates. All rights reserved.
Page footer image