Page header image

Infección de estafilococos resistente a los antibióticos asociada a la atención de la salud

(Healthcare-Associated Antibiotic-Resistant Staph Infection, or HA-MRSA)

¿Qué es una infección de estafilococos resistente a los antibióticos?

Una infección de estafilococos resistente a los antibióticos es una infección causada por un tipo de bacteria que no se puede matar con los antibióticos utilizados comúnmente. Por eso es una infección difícil de tratar y de curar. La bacteria que causa estas infecciones es un tipo de estafilococo. En inglés se las abrevia como “staph”. Un nombre usado comúnmente para una bacteria de estafilococos resistente es estafilococo áureo resistente a meticilina, o MRSA, por sus siglas en inglés.

Se dice que la infección está asociada con la atención de la salud si ocurre después de:

  • haber estado por lo menos 72 horas en el hospital
  • un tratamiento en un centro de diálisis o
  • usar un dispositivo médico, como por ejemplo un catéter.

¿Cómo ocurre?

Las bacterias de estafilococos son una causa común de infecciones de la piel. La mayoría de las infecciones de la piel son menores (como granos y forúnculos) y se sanan solas sin antibiótico. Sin embargo, a veces las bacterias infectan la sangre, las vías urinarias, los pulmones o heridas quirúrgicas, y causan lesiones muy serias. El uso masivo de antibióticos ha hecho que estas bacterias fueran cambiando y se hayan hecho resistentes a los antibióticos. Por eso estas infecciones serias son difíciles de tratar.

Una MRSA se puede contagiar en un hospital o clínica por:

  • las manos de trabajadores de la salud
  • equipos médicos que no se limpiaron correctamente y se compartieron con otros, como un estetoscopio
  • contacto con otros elementos y superficies que tienen estafilococos, como rieles de la cama, sábanas y equipos médicos
  • contacto con visitantes que tienen una infección de estafilococos.

¿Cuáles son los síntomas?

Cuando el estafilococo infecta la piel, puede parecer como un grano o forúnculo. La piel puede estar enrojecida, inflamada o doler. Puede tener pus u otro tipo de drenaje. La infección puede parecer como un sarpullido, con enrojecimiento y drenaje o formación de costras.

Si la infección entra en su cuerpo, sobre todo si entra en el torrente sanguíneo, los síntomas pueden ser muy distintos, dependiendo de dónde se encuentre la infección. Los síntomas pueden ser los siguientes:

  • fiebre alta
  • dolor
  • problemas para respirar
  • confusión
  • presión sanguínea muy baja
  • pérdida de conciencia.

La infección puede causar un choque séptico. Si no se la trata, puede causar la muerte.

¿Cómo se diagnostica?

Se analizará el área infectada. Se puede analizar con:

  • una muestra de la herida quirúrgica, tomada con un algodón
  • una muestra de esputo (fluido que se tose de los pulmones)
  • una muestra de sangre.

Si se puede hacer crecer la bacteria en el laboratorio, se la analizará para ver qué antibióticos la pueden matar.

¿Cómo se trata?

La infección se tratará con el tipo de antibiótico que más probablemente mate a la bacteria. Si le dan un antibiótico, tome todas las dosis, aunque la infección haya mejorado, a menos que su profesional médico le diga que deje de tomarlo. Si no termina el antibiótico, es posible que se desarrollen más bacterias resistentes. No comparta antibióticos con otras personas ni los guarde para otro momento.

Si tiene uno o más de los síntomas más severos que se describieron anteriormente, se tendrá que quedar en el hospital. Le darán un tratamiento con antibióticos por vía intravenosa hasta que esté lo suficientemente bien como para terminar los antibióticos en su casa. Es posible que se tenga que quedar en el hospital por 1 a 3 días, o por una o dos semanas, dependiendo de qué tan enfermo estaba cuando se diagnosticó la enfermedad.

¿Cuánto duran los efectos?

El tiempo que se tarde en curar la infección dependerá de una serie de factores, como:

  • su salud antes de la infección
  • qué tan severa fue la infección cuando comenzó el tratamiento
  • dónde se encuentra la infección en su cuerpo
  • qué tan bien mata las bacterias el antibiótico

¿Cómo se pueden prevenir las infecciones de HA-MRSA?

Los Centros para el Control y la Prevención de las Enfermedades de los Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés) están trabajando con los profesionales médicos para asegurar que se haga todo lo posible para prevenir MRSA. Por ejemplo:

  • educar y capacitar a todos los trabajadores de la salud, e incluso enseñarles tareas simples como la manera correcta de lavarse las manos después de atender a cada paciente
  • verificar qué tan bien siguen las prácticas de prevención recomendadas los trabajadores de la salud, e incluso los médicos
  • tomar precauciones especiales con pacientes que tienen una infección de estafilococos
  • usar antibióticos sólo cuando sea médicamente necesario
  • enseñar a los visitantes cómo pueden ayudar a prevenir el contagio de infecciones cuando visitan un centro de salud.

Si está hospitalizado con MRSA, es posible que se le impongan “precauciones de contacto”. Esto quiere decir que:

  • Es posible que lo coloquen en una habitación privada o que comparta su habitación con otro paciente que tiene MRSA.
  • Todos los profesionales médicos, trabajadores de la salud y visitantes se lavarán las manos y usarán guardapolvos y guantes cuando entren a su habitación.
  • El personal y los visitantes se quitarán sus guardapolvos y guantes al dejar la habitación y se lavarán nuevamente las manos.
  • Le pueden pedir que se quede en su habitación.
  • Si le dan permiso para dejar su habitación, le pueden pedir que no vaya a las áreas comunes, como tiendas de regalo, cafeterías y baños.

¿Cómo debo cuidarme en casa?

  • Siga todas las indicaciones de su profesional médico.
  • Termine todo su antibiótico tal como se lo indicaron, a menos que su profesional médico le indique lo contrario.
  • Lávese las manos con frecuencia, sobre todo antes y después de cambiarse la venda o las compresas de una herida. Mantenga las vendas y compresas en un recipiente separado, para que ningún familiar entre en contacto con ellas.
  • No comparta ningún artículo personal, como afeitadoras, toallas y sábanas.
  • Lave y seque su ropa, toallas y sábanas a la temperatura más alta permitida en las instrucciones de lavado.
  • Infórmele a todos sus profesionales médicos y personal de su consultorio que tiene MRSA.

¿Cómo puedo ayudar a prevenir una HA-MRSA?

Usted o sus familiares tienen que expresar cualquier preocupación que tengan sobre su atención mientras se encuentre en el hospital. Quizás tenga que recordarle al personal del hospital que se lave las manos, limpie el estetoscopio y no use nada que se haya caído al piso. Quizás se sienta incómodo recordándole estas cosas al personal, pero es una manera de velar por sus intereses. Puede decirles a los profesionales médicos que lo atienden que sabe que existe el riesgo de MRSA, y quiere estar seguro de no infectarse mientras está en el hospital. También puede recordarles a los visitantes que se higienicen bien cuando estén con usted.

He aquí otras pautas para prevenir las infecciones de MRSA:

  • No use antibióticos cuando no los necesita. Tómelos sólo cuando los necesita y de la manera exacta indicada. No comparta antibióticos con otras personas ni los guarde para otro momento. Si tiene problemas con un antibiótico, infórmele a su profesional médico y pregúntele cuáles son sus opciones.
  • Lávese las manos periódica y cuidadosamente con jabón y agua.
  • Lávese las manos, y las manos de sus hijos, cuando esté en lugares públicos con un desinfectante para manos a base de alcohol.
  • No realice visitas al hospital si tiene un sarpullido o una herida abierta.

Puede obtener más información en los Centros para el Control de las Enfermedades (CDC): http://www.cdc.gov/ncidod/dhqp/pdf/guidelines/MRSA_tagged.pdf.

Written by Dee Ann DeRoin, MD
Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-08-01
Last reviewed: 2010-09-02
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
© 2011 RelayHealth and/or its affiliates. All rights reserved.
Page footer image