Page header image

Herpes genital

(Genital Herpes)

¿Qué es el herpes genital?

El herpes genital es una infección común causada por un virus. El virus se llama virus herpes simple, o HSV (por sus siglas en inglés). Causa llagas dolorosas que se abren y forman ampollas.

Hay 2 tipos de virus de herpes símplex (HSV), tipo 1 y tipo 2. El HSV-1 en general infecta los labios y la boca. El HSV-2 en general infecta la zona genital. No obstante, puede tener infecciones de cualquiera de los virus y cualquiera de los dos lugares.

¿Cómo ocurre?

Se puede infectar con el virus si toca ampollas o llagas rotas en sus genitales, boca o el recto de una persona infectada. El virus se puede transmitir a otros por besos o compartiendo comidas o bebidas, o durante las relaciones sexuales. Si el virus está en sus manos, como por ejemplo al tocar una ampolla, puede transmitirlo de una parte del cuerpo a otra.

Una vez que usted tiene la infección, el virus permanece en su cuerpo por el resto de su vida. En general el virus está inactivo, lo que significa que permanece en ciertas células del cuerpo y no causa síntomas. Sin embargo, el virus puede activarse y ocasionar llagas otra vez. Las llagas pueden recurrir frecuentemente. Pueden presentarse brotes de llagas con el estrés físico, por ejemplo con ropa ajustada, relaciones sexuales sin suficiente lubricación o si tiene otras enfermedades. El estrés emocional, o la menstruación también pueden ocasionar brotes. Muchas personas con herpes tienen infecciones recurrentes.

Cuando tiene llagas, el herpes es muy contagioso. El virus también se puede transmitir a otras personas aunque usted no tenga síntomas.

¿Cuáles son los síntomas?

Algunas personas infectadas con herpes no tienen síntomas. Si tiene síntomas, éstos aparecerán en general 2 semanas después de que el virus haya entrado en su cuerpo. Los síntomas de una infección de herpes símplex en su área genital pueden ser:

  • llagas dolorosas (ampollas) en los genitales (por ejemplo, el pene o la parte que rodea la vagina), los muslos o los glúteos
  • secreción vaginal
  • dolor al orinar o tener relaciones sexuales
  • problemas para orinar
  • comezón en el área genital o anal que comienza súbitamente
  • molestia general, como cansancio o dolor muscular
  • fiebre (generalmente sólo con el primer brote de ampollas)
  • ganglios linfáticos inflamados y sensibles en la ingle

Las llagas aparecen primero como ampollitas pequeñas y transparentes. En general aparecen en grupos, pero a veces aparece una sola ampolla. Las ampollas generalmente pronto quedan sin sus delgados pellejitos. Entonces se asemejan a llagas pequeñas (de 1/8 a 1/4 de pulgada de ancho), rosadas o rojas y de poca profundidad. Las llagas pueden doler y tener secreciones. Pueden quedar recubiertas de una costra seca de color amarillento.

Los síntomas de herpes generalmente son peores durante el primer brote.

¿Cómo se diagnostica?

Su profesional médico le preguntará sobre sus síntomas y lo examinará. La infección puede ser confirmada con análisis de laboratorio. Se analizarán las células o el líquido de una llaga para ver si tienen el virus. Quizás le hagan un análisis de sangre para ver si tuvo una infección de herpes anteriormente.

¿Cómo se trata?

El herpes genital no se puede curar completamente. El virus estará presente en su cuerpo. Tendrá tendencia a activarse en momentos de estrés, pero las erupciones pueden ser impredecibles. Su profesional médico podrá recetarle medicamentos como aciclovir (acyclovir), famciclovir o valaciclovir (valacyclovir) para aliviar los síntomas más rápidamente. La infección puede ser muy contagiosa mientras siga teniendo llagas, pero el medicamento acortará el período de contagio. Si está embarazada, consulte el uso de estos medicamentos con su profesional médico.

Los analgésicos como el acetaminofén (acetaminophen) o ibuprofeno (ibuprofen) pueden ayudarle a reducir el dolor y la fiebre. También puede aliviar el dolor sentándose en una tina con agua tibia 2 ó 3 veces al día.

Una infección de herpes que ocurre por primera vez durante los primeros 3 meses de embarazo podría causar un aborto natural o problemas con el bebé. Si tiene una infección de herpes por primera vez con un embarazo avanzado, puede tener un trabajo de parto y un nacimiento prematuro. Si tiene una infección de herpes activa cuando da a luz, puede transmitirle la enfermedad a su bebé. Esto puede causar problemas graves para el bebé.

Si usted está embarazada y ha tenido herpes, debe informárselo a su profesional médico para que se puedan tomar medidas para evitar que el bebé sea infectado. Un tratamiento médico seguro para mujeres embarazadas infectadas es con aciclovir (acyclovir), famciclovir o valaciclovir (valacyclovir). Pueden ayudar a prevenir que una infección activa se contagie al bebé durante el parto. No obstante, si tiene llagas en el momento del parto, los medicamentos antivirales no pueden impedir que la infección se transmita al bebé. Si tiene una infección activa de herpes cuando entra en trabajo de parto, su profesional médico le puede sugerir que tenga un parto por cesárea para no infectar al bebé.

Es seguro amamantar siempre que no haya ampollas en o cerca del seno.

¿Cuánto duran los efectos?

Las llagas generalmente empiezan a sanar después de 5 a 7 días aproximadamente. En general desaparecen en 1 a 3 semanas. A veces pueden durar hasta 6 semanas. Las llagas raramente dejan cicatrices.

El virus se queda en su cuerpo y puede tener más llagas. Las erupciones sucesivas de llagas en general son más leves que la primera erupción, y las llagas se cicatrizan más rápido.

¿Cómo puedo cuidarme mientras tengo la infección activa?

  • Siga el tratamiento completo recomendado por su profesional médico. No se olvide de tomar todos los medicamentos recetados por su profesional médico.
  • Use un guante desechable para aplicarse el medicamento a las llagas. Esto ayuda a prevenir la transmisión de la infección a otras partes del cuerpo.
  • Límpiese de adelante hacia atrás después de ir al baño.
  • Use ropa suelta, preferentemente de algodón, para permitir la circulación de aire. También ayuda a evitar la presión sobre la piel, que puede causar más llagas.
  • Para aliviar el dolor o la fiebre, tome aspirina, acetaminofeno (acetaminophen) o ibuprofeno (ibuprofen).
    • Antes de darle cualquier medicamento que contenga aspirina o salicilatos a un niño o adolescente, consulte con su profesional médico. Esto incluye medicamentos como aspirina para bebés, algunos medicamentos contra el resfrío y Pepto-Bismol. Los niños y adolescentes que toman aspirina corren el riesgo de tener una enfermedad seria llamada síndrome de Reye.
    • Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (NSAIDs, por sus siglas en inglés), como el aspirina, ibuprofeno (ibuprofen) y naproxeno (naproxen), pueden causar sangrado del estómago y otros problemas. Estos riesgos aumentan con la edad. Lea la etiqueta y tómelos de acuerdo a las instrucciones. No los tome por más de 10 días por cualquier razón, a menos que se lo recomiende su profesional médico.
  • No use duchas vaginales, jabones perfumados, aerosoles, desodorantes higiénicos femeninos ni otros productos químicos en la zona genital.
  • Evite exponerse demasiado a la luz solar y el calor. Pueden causar más llagas.
  • No tenga contactos sexuales con otras personas.

Existen grupos de consejería que brindan respaldo a personas que tienen herpes. Puede obtener más información llamando a la Línea de Asistencia Nacional de Enfermedades Transmitidas Sexualmente al 1-800-227-8922.

¿Qué puedo hacer para ayudar a prevenir las recaídas de la infección de herpes?

Puede tener menos recaídas si:

  • Toma todos los medicamentos antivirales recetados de la manera indicada por su profesional médico. Las dosis diarias de aciclovir u otro medicamento antiviral pueden reducir la frecuencia de las erupciones de llagas de herpes. En algunos casos pueden prevenir las recaídas completamente.
  • Sigue las instrucciones de su profesional médico para las visitas y pruebas de seguimiento.
  • Informa a su pareja o parejas sexuales acerca de la infección para que se puedan revisar y tratar, de ser necesario.
  • Evita las condiciones que pueden causar la reaparición de la infección, como las infecciones vaginales o mucho estrés.

¿Cómo puedo ayudar a prevenir la infección del herpes genital?

  • Tenga relaciones sexuales seguras. No se puede saber o predecir cuándo el virus se desprenderá o transmitirá a otra persona. Use siempre condones de látex o poliuretano durante cualquier contacto sexual. Esto incluye las relaciones sexuales genitales orales y anales. Además, es menos probable que tenga una enfermedad de transmisión sexual si tiene un solo compañero o compañera sexual que a su vez no tenga otros compañeros o compañeras.
  • Pregúntele a su pareja o parejas sexuales si han tenido herpes, porque el herpes puede propagarse desde áreas no protegidas por un condón, como la ingle, muslo y recto. Si su compañero tiene llagas, evite el contacto sexual.
  • Evite las relaciones orogenitales y el sexo oral-anal con alguien que tenga fuegos (herpes labial) en la boca. Los fuegos son causados por un virus relacionado que puede infectar los órganos genitales.
Desarrollado por Phyllis G. Cooper, RN, MN y el Dr. David W. Kaplan.
Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-08-15
Last reviewed: 2011-05-30
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
© 2011 RelayHealth and/or its affiliates. All rights reserved.
Page footer image