Page header image

Prevención de enfermedades cardiacas

(Heart Disease Prevention)

Las enfermedades cardiacas afectan la calidad de vida de millones de estadounidenses y es la causa principal de muerte en tanto hombres como mujeres. La mayor parte de las enfermedades cardiacas se relacionan con la manera en que vivimos. Si se adopta un estilo de vida más saludable se evitarán problemas cardiacos nuevos y también su repetición.

Las enfermedades cardiacas se van desarrollando a lo largo de los años. A medida que la gente va envejeciendo, es más probable que le aparezcan problemas con el corazón.

Hasta los 60 años de edad, los ataques cardíacos son más frecuentes en los hombres que en las mujeres. Pero la enfermedad cardiaca es la primera causa de muerte en mujeres de 65 años de edad o mayores. También es la segunda causa de muerte en mujeres de 45 a 64 años de edad. Ambos sexos deben cuidar su salud y reducir el riesgo de enfermedades cardiacas a medida que van envejeciendo.

Un factor de riesgo importante son las enfermedades cardiacas en su historia familiar. Si algunos de sus familiares han tenido enfermedades cardiacas, es particularmente importante que usted trate de reducir los demás factores de riesgo.

Trate de prevenir o controlar otras condiciones médicas que pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardiacas.

La diabetes, alta presión sanguínea y colesterol alto son factores de alto riesgo para enfermedades cardiacas. Las mismas medidas que ayudan a prevenir o controlar estos problemas también reducirán el riesgo de enfermedades cardiacas. Por ejemplo, si mantiene un peso saludable puede ayudar a prevenir la diabetes, la enfermedad cardiaca y el colesterol alto. También ayuda a prevenir la enfermedad cardiaca.

Haga ejercicio regularmente.

Muchas personas no hacen suficiente ejercicio. Deberían hacerlo regularmente porque:

  • Ayuda a la circulación de la sangre al mantener las arterias abiertas.
  • Ayuda a mantener la presión sanguínea, el colesterol y el nivel de azúcar dentro de los límites normales.
  • Mantiene el tono muscular.
  • Ayuda a prevenir la obesidad.
  • Le mejora el humor.
  • Ayuda a mantener la fortaleza de los huesos.
  • Ayuda a prevenir algunos cánceres.

Todo esto ayuda a mantener el corazón sano. Los ejercicios aeróbicos son importantes para hacer que el corazón y el pulmón funcionen eficientemente.

Una buena meta es tratar de llegar a hacer por lo menos 2 horas y media (150 minutos) de ejercicios moderados por semana, o 1 hora y cuarto (75 minutos) de actividad vigorosa por semana. Trate de ejercitarse por lo menos 10 minutos por vez y de distribuir los ejercicios durante la semana. Por ejemplo, puede hacer 5 sesiones de 30 minutos por semana.

  • Un ejercicio moderado es cuando eleva su frecuencia cardiaca y comienza a sudar. Una manera de saber es si puede hablar pero no cantar. Algunos ejemplos de ejercicios moderados son caminar rápido, hacer movimientos acuáticos o jugar un partido de dobles en tenis.
  • Una actividad vigorosa es cuando respira profunda y rápidamente, y su frecuencia cardiaca está bastante elevada. Si está haciendo ejercicios a este nivel, no podrá decir más que unas pocas palabras sin hacer una pausa para respirar. Algunos ejemplos de actividades que exigen un esfuerzo vigoroso son trotar, nadar o jugar un partido de tenis individual.

Si no ha estado haciendo ejercicios físicos, pídale a su profesional médico que le diseñe un plan de ejercicios.

Deje de fumar.

El cigarro es uno de los mayores riesgos para las enfermedades cardiacas. El fumar causa enfermedad cardiaca y accidentes cerebrovasculares de varias maneras.

  • Causa un estrechamiento de las arterias, que son los vasos sanguíneos que llevan oxígeno a todas las partes del cuerpo. Este estrechamiento reduce la cantidad de oxígeno que llega a los tejidos del cuerpo.
  • El fumar también reduce la cantidad de colesterol “bueno” en la sangre, llamado HDL. El HDL ayuda a proteger contra las enfermedades cardiacas, de manera que cuando tiene menos HDL, su riesgo de enfermedades cardiacas aumenta.
  • Si usted fuma, es más probable que la sangre forme coágulos en las arterias del corazón.
  • El cigarro también daña los pulmones, y esto a su vez puede causar daño al corazón.

Las investigaciones realizadas demuestran que los fumadores que dejan el cigarro reducen su riesgo de enfermedades cardiacas.

Mantenga un peso saludable.

El peso excesivo aumenta la presión sanguínea, produce una carga sobre el corazón y aumenta el riesgo de enfermedades cardiacas. También aumenta el riesgo de diabetes tipo 2, que es otro factor de riesgo para enfermedades cardiacas.

Para saber si tiene sobrepeso, averigüe su índice de masa corporal (BMI, por sus sigas en inglés). El índice de masa corporal usa su altura y su peso para estimar cuánta grasa hay en su cuerpo. En general, cuánto mayor sea el índice de masa corporal, mayor será su riesgo para la salud. Un índice de al menos 25 indica que está excedido de peso. Un índice de 30 ó más indica que es obeso.

Si tiene sobrepeso, consulte con su médico. Rebajar de peso debe ser un proceso lento y constante. La mejor manera de perder peso es por medio de una buena nutrición y haciendo ejercicios. Trate de no perder más de 2 libras por semana.

Siga una dieta saludable.

La mejor manera de que el cuerpo obtenga los nutrientes que necesita es siguiendo una alimentación saludable. No es saludable hacer una dieta demasiado exigente. La manera más fácil de reducir las calorías y seguir teniendo una dieta balanceada es dejar de comer grasas de más. Por peso, la grasa contiene el doble de calorías que las demás comidas. Una dieta alta en colesterol y grasa, especialmente grasa animal (saturada) aumenta el colesterol en la sangre y contribuye a la enfermedad arterial. La enfermedad arterial es la causa principal de ataques al corazón. Al cortar el exceso de grasas estará reduciendo su riesgo de enfermedades cardiacas.

Se están realizando investigaciones para ver si ciertas vitaminas pueden ayudar a prevenir la enfermedad cardiaca. Pregúntele a su profesional médico qué suplementos de vitaminas puede tomar.

Trate de reducir el estrés.

El estés, y cómo lo controla, es un factor de riesgo para enfermedades cardiacas, porque le puede aumentar la presión y el colesterol en la sangre. Los ejercicios de relajación le pueden ayudar a reducir el estés. Trate también de evitar situaciones que le causan estrés. Goce de sus relaciones personales. Aprenda a tomarse un tiempo para descansar. Los pasatiempos pueden ayudarle a reducir el estrés.

Tome pequeños pasos hacia un estilo de vida saludable.

Si decide que necesita hacer cambios en su estilo de vida, probablemente la vida no le va a cambiar de la noche a la mañana. Trate de adoptar hábitos saludables que incluyan estos objetivos en su vida. De esa manera reducirá considerablemente su riesgo de tener enfermedades cardiacas.

Desarrollado por la Dra. Ann Carter para RelayHealth.
Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-07-29
Last reviewed: 2010-08-31
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
© 2011 RelayHealth and/or its affiliates. All rights reserved.
Page footer image