Page header image

Gripe (influenza)

(Flu, or Influenza)

¿Qué es la gripe?

La gripe (también llamada influenza) es una infección viral de la nariz, garganta, tráquea y bronquios (vías respiratorias). Todos los años se producen epidemias de influenza, en general a fines del otoño y durante el invierno.

Los virus de la gripe causan síntomas más severos que los virus del resfrío. También pueden causar problemas médicos más severos. Los ancianos, las personas con sistemas inmunológicos debilitados y la gente con problemas médicos crónicos, como enfermedad cardiaca, pulmonar o diabetes, corren un riesgo particularmente alto de tener síntomas o problemas más severos.

¿Cómo ocurre?

Si está infectado, el virus se encuentra en su mucosa y saliva y se puede transmitir a otros cuando tose o estornuda. La influenza también se puede contagiar cuando toca algo que tiene el virus (como vasos, picaportes, manos, etc.) y después se toca la boca, nariz o los ojos.

¿Cuáles son los síntomas?

La gripe tiende a comenzar de golpe. En un momento se puede sentir bien y a la hora siguiente tener mucha fiebre.

Los síntomas iniciales más comunes son:

  • escalofríos y fiebre (con frecuencia de 101 a 103°F, ó 38 a 39.4°C)
  • sudor
  • dolores corporales
  • dolor de cabeza

En general, a poco tiempo aparecerán los siguientes síntomas:

  • corredera de nariz o nariz tapada
  • tos
  • dolor de garganta
  • ojos sensibles a la luz

¿Cómo se diagnostica?

La gripe se diagnostica en general por los síntomas. Es posible que su profesional médico lo examine para eliminar la posibilidad de otros tipos de infecciones, como estreptococos en la garganta y sinusitis.

Se pueden hacer análisis de laboratorio para detectar la gripe y algunos dan los resultados en menos de una hora, pero no son tan precisos como los análisis que se hacen para otras enfermedades. Una vez que se sabe que hay gripe en una comunidad, el diagnóstico en general se basa solamente en sus síntomas. En la mayoría de los casos no hace falta hacer un análisis de laboratorio.

¿Cómo se trata?

En general reconocerá los síntomas y los podrá controlar en su hogar.

Para cuidarse en su casa:

  • Descanse bastante.
  • Tome muchos líquidos claros. Lo mejor es tomar agua, jugo, soluciones con electrólitos o bebidas sin cafeína. Su cuerpo necesita mucho más líquido que cuando está sano, sobre todo si tiene fiebre alta. Una cantidad suficiente de fluidos en el cuerpo puede ayudar a que las mucosas de los senos nasales y de los pulmones sean menos pegajosas, facilitando su eliminación. Cuando la mucosa es menos pegajosa, es menos probable que cause una infección de los senos nasales o una bronquitis.
  • Puede tomar acetaminofeno o ibuprofeno para aliviar los dolores de cabeza y los dolores musculares, y para reducir la fiebre.
    • Antes de darle cualquier medicamento que contenga aspirina o salicilatos a un niño o adolescente, consulte con su profesional médico. Esto incluye medicamentos como aspirina para bebés, algunos medicamentos contra el resfrío y Pepto-Bismol. Los niños y adolescentes que toman aspirina corren el riesgo de tener una enfermedad seria llamada síndrome de Reye.
    • Los medicamentos antiinflamatorios no esteroides (NSAIDs, por sus siglas en inglés), como el aspirina, ibuprofeno (ibuprofen) y naproxeno (naproxen), pueden causar sangrado del estómago y otros problemas. Estos riesgos aumentan con la edad. Lea la etiqueta y tómelos de acuerdo a las instrucciones. No los tome por más de 10 días por cualquier razón, a menos que se lo recomiende su profesional médico.
  • Si se le congestiona la nariz o los senos nasales, puede sentirse mejor tomando un medicamento descongestionante. Puede ayudar a prevenir infecciones de oído o de los senos nasales.
  • Para controlar la tos, tome un medicamento contra la tos.
  • Los medicamentos antihistamínicos pueden ayudarle si no puede dormir por la nariz que gotea. No obstante, los antihistamínicos tienen un efecto resecante y pueden hacer que la mucosa de la nariz, garganta y pulmones se sequen y se ponga viscosa. Este tipo de medicamento también causa confusión. Las personas mayores deberían consultar con su profesional médico antes de tomar este tipo de medicamento.

No les dé medicamentos para la tos o el resfrío a niños pequeños, a menos que el profesional médico de su hijo se lo haya indicado.

Su profesional médico también le puede recetar medicamentos para aliviar los síntomas de la gripe. Los medicamentos también pueden ayudar a que los síntomas desaparezcan más temprano. Pueden ser por ejemplo zanamivir (Relenza) y oseltamivir (Tamiflu). Estos medicamentos contra la gripe vienen en forma de tabletas o aerosoles nasales. Hay que empezar a tomarlos dentro de las 48 horas de enfermarse para que sean efectivos. En general sólo hay que tomarlos por unos pocos días. Un efecto secundario común de las tabletas es sentir mareos o vahídos.

Llame a su profesional médico si tiene síntomas de gripe y:

  • Sufre de enfermedad cardiaca, asma, bronquitis crónica, enfermedad de los riñones, diabetes u otro problema médico crónico.
  • Su sistema inmunológico no funciona normalmente (por ejemplo, porque está tomando esteroides por otro problema médico).
  • Sus síntomas se hacen más severos, tiene una tos dolorosa, tose con flema o tiene problemas para respirar. Estos síntomas pueden ser un signo de neumonía o bronquitis.

¿Cuánto duran los efectos?

Los síntomas de la gripe duran en general de 3 a 7 días. En general comienzan a mejorar después de aproximadamente 2 días.

Las infecciones del virus de la gripe a veces dan lugar a otras infecciones, como por ejemplo de oído, senos nasales y bronquios. La gripe también puede dar lugar a neumonía. Puede ser causada directamente por el virus de la gripe o por bacterias que infectan los tejidos del pulmón que fueron dañados por el virus de la gripe. La neumonía es una causa común de muerte en personas mayores de 65 años de edad y ocurre frecuentemente durante y después de las epidemias de gripe.

Una complicación inusual de la gripe es el síndrome de Reye, que ocurre en general en niños y adolescentes, y rara vez en los adultos. El síndrome de Reye no se ha comprendido bien, pero produce una falla del hígado y una inflamación del cerebro, que conjuntamente pueden causar coma y a veces la muerte. Se ha demostrado una conexión entre el uso de aspirina para tratar la gripe y el síndrome de Reye. Por esa razón es mejor no tomar aspirina y otros salicilatos cuando tenga la gripe.

¿Qué puedo hacer para prevenir la gripe?

Las vacunas contra la gripe (influenza) ayudan a prevenir la gripe. Como el virus de la influenza es distinto todos los años, se tiene que dar una nueva vacuna cada año. El mejor momento para darse la vacuna es en octubre. La temporada de la gripe puede comenzar tan temprano como en octubre y durar hasta mayo. Las temporadas de la gripe pueden variar de una región a otra. Si corre un riesgo alto de infección y piensa viajar a una región donde puede exponerse a la gripe, compruebe que sus vacunas contra la gripe estén al día antes de viajar.

Si tiene gripe a pesar de haberse dado la vacuna anual, la vacuna igualmente ayudará a protegerlo contra infecciones severas.

Otra alternativa nueva para la vacuna de la gripe es FluMist. Es una vacuna en forma de atomizador para la nariz para adultos sanos menores de 50 años de edad. Cuesta más que la inyección. De la misma manera que la vacuna inyectable, tiene que darse una dosis nueva de FluMist todos los años. Las mujeres embarazadas no pueden usar FluMist. Además, las personas con algunos otros problemas médicos no deberían tomar FluMist. Si está pensando en tomar FluMist, pregúntele a su profesional médico si lo puede hacer.

Si ya se inició un brote de influenza y todavía no se dio la vacuna pero necesita protección, su profesional médico le puede recetar un medicamento que reduce la probabilidad de tener influenza mientras dure el brote. Tendrá que tomar estos medicamentos durante por lo menos 2 semanas después de haberse dado la vacuna. Si no se dio la vacuna, tendrá que seguir tomando el medicamento hasta que el brote haya terminado en su comunidad, lo que puede tardar varias semanas. Si de todas maneras contrae la influenza, los medicamentos pueden hacer que sus síntomas sean menos severos.

Para evitar contagiarse de la gripe, también puede hacer estas otras cosas:

  • Lávese las manos frecuentemente con jabón y agua. Lávese durante 20 segundos (lo suficiente como para cantar todo el “cumpleaños feliz”) o use un limpiador de manos a base de alcohol.
  • No se toque los ojos, la nariz o la boca cuando esté en un lugar público.
  • Evite el contacto cercano con personas enfermas. Manténgase a una distancia de por lo menos 6 pies, de ser posible.
  • Cuídese bien: duerma lo suficiente, manténgase físicamente activo, controle su estrés, tome líquido en abundancia y coma alimentos saludables. Deje de fumar.
  • Mantenga las superficies (sobre todo las mesas de luz, superficies de los baños y juguetes de los niños) limpias. Algunos virus y bacterias pueden vivir 2 horas o más en superficies como mesas de comedor, picaportes y escritorios. Límpielos con un desinfectante del hogar según las instrucciones en la etiqueta.
  • Es recomendable que no coma en el mismo lugar o cerca del lugar donde trabaja, por ejemplo si trabaja como cajera, vendedor o secretaria escolar. Sus manos o su comida se pueden contaminar con los virus de sus clientes o alumnos, dependiendo de su lugar de trabajo.

Si está enfermo, puede ayudar a proteger a los demás:

  • No yendo al trabajo o la escuela. Evitando el contacto con otras personas, salvo para obtener atención médica. Si tiene que dejar su casa, piense en usar una máscara facial, si la tiene.
  • Cubriéndose la nariz y la boca con un pañuelo de papel al toser o estornudar. Bote el pañuelo a la basura después de usarlo y lávese las manos. Si no tiene un pañuelo, tosa o estornude en la parte superior de la manga en vez de en sus manos.
  • Limpiándose las manos frecuentemente con agua y jabón o frotándose con un líquido a base de alcohol, sobre todo después de usar pañuelos o toser o estornudar en sus manos.
Desarrollado por RelayHealth.
Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-08-15
Last reviewed: 2010-10-01
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
© 2011 RelayHealth and/or its affiliates. All rights reserved.
Page footer image