Page header image

Meningitis bacterial

(Bacterial Meningitis)

¿Qué es la meningitis bacterial?

La meningitis bacterial es una infección del cerebro y la médula espinal. Las membranas que cubren el cerebro y la médula espinal se llaman meninges. La meningitis es una enfermedad seria y potencialmente letal que hay que tratar de inmediato.

Las personas que corren mayor riesgo de tener esta enfermedad son:

  • adultos mayores
  • personas que viven en lugares cerrados, como reclutas militares y estudiantes de primer año de la universidad que viven en dormitorios estudiantiles
  • niños menores de 5 años de edad
  • personas con una enfermedad crónica.

Esta infección también se llama meningitis espinal.

¿Cómo ocurre?

En general, la meningitis bacterial ocurre cuando otra parte del cuerpo se infecta y la sangre lleva las bacterias de la zona infectada al cerebro y la médula espinal. Las bacterias también pueden infectar el cerebro cuando tiene una infección de oídos o de los senos nasales, o después de haberse fracturado el cráneo.

Algunas formas de meningitis bacterial se pueden transmitir de una persona a otra. Las bacterias se pueden transmitir por contacto cercano con secreciones pulmonares y de la garganta, por ejemplo por toser o al besarse. Las bacterias que causan la meningitis no son tan contagiosas como los virus que causan el resfrío común o la influenza. No se contagian por contacto casual en lugares públicos, como cuando va de compras o a la biblioteca.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas pueden ser los siguientes:

  • fiebre alta y escalofríos
  • dolor de cabeza
  • rigidez en el cuello y la espalda
  • sensibilidad a la luz
  • náusea y vómitos
  • dolor en los brazos, piernas o abdomen
  • sarpullido con manchas o parches rojos, o áreas moradas y como con moretones en la piel
  • convulsiones
  • confusión severa (como decir cosas que no tienen sentido).

En casos severos, puede causar coma y la muerte.

Uno de los aspectos preocupantes de la meningitis bacterial es que se puede desarrollar rápidamente. Si comienza súbitamente a tener fiebre, dolor de cabeza y un cuello duro, tiene que recibir atención médica de inmediato.

¿Cómo se diagnostica?

Su profesional médico le hará preguntas sobre su historia clínica y sus síntomas. Después le hará un examen físico.

Es posible que le haga los siguientes análisis:

  • punción lumbar, que consiste en sacarle un poco de líquido de la médula espinal con una aguja para realizar análisis de laboratorio (se adormecerá el área con un anestésico antes de hacer la punción)
  • análisis de sangre para ver si hay signos de la infección
  • tomografía computarizada o estudio del cerebro por resonancia magnética.

¿Cómo se trata?

Si su profesional médico cree que tiene meningitis bacterial, lo hospitalizarán para tratarlo con antibióticos. Recibirá antibióticos por vía intravenosa (por vena) durante 7 a 10 días, o aun más. Lo vigilarán de cerca, frecuentemente en la unidad de cuidados intensivos (ICU, por sus siglas en inglés), durante 24 a 48 horas, para verificar que los antibióticos estén funcionando y usted esté mejorando.

¿Cuánto duran los efectos?

Si la meningitis bacterial se trata de inmediato, la probabilidad de una recuperación completa es muy alta. En algunos casos puede causar problemas severos, como daño cerebral o muerte.

¿Cómo puedo cuidarme?

  • Siga el plan de tratamiento recomendado por su profesional médico.
  • No se olvide de terminar todos sus medicamentos.
  • No deje de ir a las citas de seguimiento.
  • Llame a su profesional médico si:
    • Sus síntomas no mejoran o empeoran.
    • Le aparecen síntomas nuevos.
    • Tiene algún otro síntoma que lo preocupa.

¿Cómo puedo evitar la meningitis bacterial?

La mayoría de las formas de meningitis bacterial se puede prevenir con una inyección de la vacuna meningococa. Esta vacuna se recomienda en forma rutinaria para niños entre los 11 y 12 años de edad. También se recomienda para los siguientes grupos, si todavía no se dieron la vacuna:

  • adolescentes que están en la escuela secundaria, o que están por empezar la escuela secundaria
  • estudiantes que están por comenzar la universidad o están viviendo en dormitorios estudiantiles
  • reclutas militares
  • viajeros que vayan a zonas donde se puedan exponer a las bacterias meningococas
  • personas que tengan una afección médica llamada deficiencia de los componentes terminales del complemento
  • personas que no tienen bazo.

Otros adolescentes y estudiantes universitarios, como también las personas infectadas con el virus de inmunodeficiencia humana (VIH/SIDA) deberían consultar con su profesional médico para ver si les conviene darse la vacuna contra la meningitis.

Para evitar la infección, siga estas pautas:

  • Lávese las manos minuciosamente y con frecuencia, con agua caliente y jabón durante por lo menos 15 segundos cada vez.
  • No comparta sus vasos o utensilios de comida con una persona enferma.
  • Evite el contacto con la saliva de una persona enferma, evitando besarla, por ejemplo.

Si estuvo en contacto cercano con una persona que tiene meningitis, infórmele a su profesional médico lo antes posible, preferentemente en un lapso de 24 horas. Se entiende por “contacto cercano” vivir en la misma casa, ir a la misma guardería o tener contacto personal cercano, como con un novio o una novia. Si tuvo exposición cercana a una persona que tiene meningitis, es posible que tenga que tomar antibióticos para no contagiarse de la enfermedad.

Developed by RelayHealth.
Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-01-26
Last reviewed: 2010-10-01
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
© 2011 RelayHealth and/or its affiliates. All rights reserved.
Page footer image