Page header image

Mal de Parkinson

(Parkinson's Disease)

¿Qué es el mal de Parkinson?

El mal de Parkinson se produce cuando algunos de los centros nerviosos del cerebro pierden su capacidad para regular los movimientos musculares. Como consecuencia, puede tener rigidez muscular, temblores y dificultad para caminar y tragar.

El mal de Parkinson es una de las enfermedades más comunes que afectan la capacidad de movimiento en personas de más de 55 años de edad.

¿Cómo ocurre?

El mal de Parkinson se produce cuando las células nerviosas dejan de producir un producto químico importante del cerebro que se llama dopamina. Estas células nerviosas se encuentran en un área pequeña llamada substantia nigra, en la profundidad de la parte inferior del cerebro. Envían fibras nerviosas hacia arriba y afuera (ramificándose como un árbol grande) hacia las partes del cerebro que controlan el movimiento, especialmente los movimientos voluntarios, o sea aquellos que hace porque quiere, como caminar o alcanzar algo.

Cuando tiene el mal de Parkinson, las células nerviosas de la substantia nigra dejan de fabricar un producto químico importante del cerebro llamado dopamina. La dopamina normalmente se encarga de transmitir señales a otras partes del cerebro que afectan el movimiento muscular controlado. La mayoría de las señales de dopamina reducen y regulan la actividad de las señales de otras células nerviosas. La pérdida de dopamina en los nervios es la raíz del temblor en reposo, y la rigidez o congelación de los movimientos regulares, como caminar o hacer girar los pies. La ciencia del cerebro es bastante complicada. Por ejemplo, ciertas células en una parte del cerebro llamada globus pallidus se disparan descontroladamente si no tienen la cantidad suficiente de dopamina, y perderá el control normal de sus movimientos. El aumento de las señales nerviosas en el globus pallidus se transmite a otra parte del cerebro llamada el tálamo, y el aumento de las señales reducen la actividad nerviosa en el tálamo. Los nervios del tálamo normalmente ayudan al cerebro a planificar y controlar los movimientos. Cuando el tálamo reduce su nivel de actividad, tendrá problemas con sus movimientos voluntarios, que aparecerán rígidos o congelados.

Nadie sabe por qué mueren o se alteran las células nerviosas. Algunas teorías dicen que se debe a:

  • daños producidos por reacciones químicas en el cuerpo
  • Infección del cerebro
  • toxinas en el medio ambiente, como el monóxido de carbono
  • un problema con los genes heredados.

¿Cuáles son los síntomas?

Los 4 síntomas principales del mal de Parkinson son:

  • temblor en reposo
  • rigidez (apariencia y sensación de estar tieso e incapaz de iniciar un movimiento)
  • movimientos más lentos (llamado bradiquinesia)
  • inestabilidad de la postura, o sea que se puede caer con facilidad.

Un temblor es un estremecimiento rítmico que no se puede controlar. Puede tener temblores en las manos y a veces en la cabeza, como también frotar el pulgar y el dedo índice constantemente (llamado temblor de rodamiento de píldora). Los temblores del mal de Parkinson son más obvios cuando sus manos y brazos están en reposo, y por eso se llaman "temblores en reposo". Los temblores paran cuando hace algo en forma deliberada, como moverse o cambiar de posición. Otros tipos de temblores que no son causados por el mal de Parkinson ocurren cuando trata de mover su mano o brazo, que es exactamente lo opuesto de los temblores del mal de Parkinson.

En las primeras etapas de la enfermedad, es posible que los síntomas sean muy leves o que no se noten. Alguna persona cercana podrá notar una pequeña renguera, una postura ligeramente encorvada o un temblor moderado de la mano. Después de un tiempo, es posible que deje de realizar movimientos que son normalmente automáticos, como por ejemplo el vaivén de sus brazos al caminar. Se le puede hacer más difícil:

  • escribir claramente
  • hablar claramente
  • empezar a hacer algo
  • cambiar de posición
  • mantener el equilibrio al caminar
  • levantarse de la silla.

Otros síntomas pueden ser babeo y calambres abdominales. Es posible que tenga dificultad para tragar. En las etapas posteriores, muchas veces su capacidad para pensar y recordar disminuye.

¿Cómo se diagnostica?

Su médico le hará preguntas sobre su historia clínica y lo examinará. Tratará de detectar las señales físicas de temblor, rigidez muscular y lentitud de movimientos que caracterizan el mal de Parkinson.

No existen pruebas que puedan confirmar el diagnóstico. No obstante, se pueden hacer pruebas para confirmar que no tenga otro tipo de enfermedad. Algunas otras enfermedades cerebrales también pueden causar el malfuncionamiento (degeneración) de ciertas partes del cerebro. La depresión grave puede causar a veces síntomas similares al mal de Parkinson. En la mayoría de los casos le harán por lo menos 1 estudio de imagen del cerebro, en general una resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés), para descartar accidentes cerebrovasculares o una reducción general del cerebro que ocurre cuando tiene el mal de Alzheimer o con alcoholismo crónico. No obstante, si tiene los síntomas típicos del mal de Parkinson (rigidez y temblor) sin los síntomas de otras enfermedades cerebrales, es posible que los estudios de imagen del cerebro no sean necesarios.

Puede ir a ver a un especialista llamado neurólogo para que lo ayude con el diagnóstico y tratamiento.

¿Cómo se trata?

Todavía no se puede curar el mal de Parkinson. No obstante, hay medicamentos que pueden ayudar a aliviar muchos de los síntomas. Estos medicamentos ayudan a restaurar el equilibrio de los productos químicos en su cerebro. El tratamiento también puede incluir terapia del habla y fisioterapia. En casos graves que no se pueden controlar con medicamentos, es posible que haya que operarlo para ayudar a evitar los temblores.

Medicamentos

En casos leves del mal de Parkinson, es posible que su profesional médico no le recete ningún medicamento, porque los medicamentos utilizados para tratar el mal de Parkinson causan efectos secundarios. Su profesional médico lo va a querer examinar regularmente para observar sus síntomas y ver si ha llegado el momento de tratarlo con medicamentos. El objetivo del tratamiento es conseguir que sus movimientos sean lo más normales posibles, con la menor cantidad de medicamentos posible. Es posible que no se puedan eliminar todos sus síntomas.

Se usan varios medicamentos distintos para tratar el mal de Parkinson. El medicamento principal que se usa para tratar el mal de Parkinson es levodopa. El cerebro puede fabricar dopamina usando la levodopa. Cuando se toma en forma de píldora, la levodopa se combina con carbidopa. La carbidopa evita que la levodopa se descomponga en el intestino mientras es absorbida. Los efectos secundarios posibles de la levodopa son:

  • movimientos anormales de la cara, tronco, brazos y piernas
  • náuseas y vómitos
  • pérdida de memoria de corto plazo
  • confusión.

Pregúntele a su profesional médico si debería comer menos proteína para ayudar a que la levodopa funcione mejor.

Otros medicamentos que su profesional médico le puede recetar son:

  • medicamentos similares a la dopamina como la bromocriptina (bromocriptine) o pramipexola (pramipexole)
  • amantadina (amantadine)
  • medicamentos anticolinérgicos, como benzotropina (benztropine, Cogentin), trihexifenidil (trihexyphenidyl, Artane) y orfenadrina (orphenadrine, Norflex)
  • selegilina (selegiline) y rasagilina (rasagiline), que son medicamentos que reducen el ritmo de descomposición de la dopamina y es posible que puedan reducir el agravamiento de los síntomas a medida que pasa el tiempo, sobre todo en las etapas iniciales de la enfermedad.

Casi todas las personas con mal de Parkinson tomarán levodopa como medicamento principal para sus síntomas. No obstante, hay muchos medicamentos que también funcionan bien, pero a veces sólo alivian síntomas específicos. Tendrá que realizar visitas regulares a un especialista o médico de atención primaria que tenga experiencia en el manejo de los síntomas del mal de Parkinson.

Ejercicios y fisioterapia o terapia ocupacional

Un programa de ejercicios diarios le ayudará a hacer mejor uso y control de sus músculos. El ejercicio puede ayudar a prevenir los problemas que ocurren cuando no se usan los músculos. Aumentará su fuerza muscular y mejorará su coordinación. Tendrá menos rigidez muscular. Los fisioterapeutas le pueden enseñar a caminar y a moverse de tal manera que su riesgo de caerse sea menor. Los terapeutas ocupacionales pueden ayudarlo a aprender a adaptarse a sus síntomas. Puede aprender a usar bien un andador o dispositivos de ayuda para abrocharse los botones y cinturones.

Cirugía

Hay dos tipos de cirugía cerebral que pueden ayudar a las personas que tienen mal de Parkinson avanzado. Uno de los procedimientos destruye áreas precisas y pequeñas del cerebro. El otro implanta una sonda o estimulador eléctrico en otras partes del cerebro. En ambas operaciones hace falta un cirujano que tenga un alto nivel de destreza y experiencia en este tipo de cirugía. Existe el riesgo de daño o infección en el cerebro, así que se hace sólo en hospitales que tienen neurocirujanos experimentados y especialmente capacitados.

  • La talamotomía y palidotomía son operaciones que destruyen pequeñas partes del cerebro para desactivar los nervios en esa zona. La corteza cerebral parece funcionar mejor sin la excitación proveniente de esas áreas del cerebro, en vez de tener muy poca o demasiada excitación proveniente de esas áreas.
  • La estimulación del cerebro profundo (DBS, por sus siglas en inglés) no destruye ningún tejido cerebral. En vez, se inyectan pequeñas corrientes eléctricas con una sonda para estimular los nervios en ciertas partes del cerebro. Cuando los nervios reciben estimulación constante, parecen funcionar mejor en conjunto, ayudando a su cerebro a controlar los movimientos.

La estimulación del cerebro profundo es más común que otras cirugías en los Estados Unidos. Los resultados son un poco mejores, pero DBS es más complicada de manejar, cuesta más y tiene un poco más de riesgo de infección que las otras cirugías. La DBS es reversible; puede hacerse otra operación para quitar la sonda. La palidotomía y talamotomía son cirugías permanentes. No se pueden revertir o deshacer.

¿Cuánto durarán los efectos?

Sufrirá del mal de Parkinson por el resto de su vida. Con tratamiento, muchas personas con el mal de Parkinson pueden conservar su salud en bastante buen estado por años. No obstante, la enfermedad empeora aun con tratamiento, y puede incapacitarlo con el tiempo.

¿Cómo puedo cuidarme?

Para poder manejar el mal de Parkinson y ayudar a aliviar sus síntomas:

  • Tanto usted como su familia deben saber cómo funcionan los medicamentos. Siga cuidadosamente las instrucciones de su profesional médico para tomar sus medicamentos.
  • Fíjese cómo responde su cuerpo al medicamento que está tomando. Por ejemplo, ¿hay momentos del día en que los temblores empeoran? En general, ¿sus síntomas están empeorando o mejorando? ¿Está teniendo problemas con su medicamento? Comparta esta información con su profesional médico.
  • No tome ningún medicamento, incluso aquéllos de venta libre, sin consultar previamente con su profesional médico.
  • Dése las vacunas anuales contra la influenza y una vacuna contra la pulmonía. Las infecciones empeoran los síntomas y la incapacidad causados por el mal de Parkinson.
  • Tome medidas para que su casa sea más segura:
    • Coloque barandas en los pasillos.
    • Quite cualquier cosa que pueda hacerlo caer.
    • Use sillas con brazos altos.
    • Use alfombras para amortiguar las caídas.
    • Asegúrese que los asientos (incluso los que usa para bañarse) tengan buen respaldo.
    • Coloque barandas en el baño.
    • Piense en instalar un dispositivo para elevar el asiento del excusado.
  • Use una afeitadora eléctrica para no cortarse con las cuchillas de afeitar.
  • Trate de tomar medidas para que pueda vestirse con facilidad.
    • Use mocasines o zapatos que se cierran con cintas de Velcro en vez de cordones.
    • Use ropa que sea fácil de quitar y poner. Puede usar un gancho llamado pasante para abrocharse los botones de la camisa.
    • Cuando sea posible, use cintas de Velcro para cerrar la ropa, en vez de usar cremalleras o botones.
  • Tome nota de los problemas de seguridad que pueden ocurrir si los temblores no están bien controlados. Por ejemplo, si fuma, se puede quemar o causar un incendio al dejar caer el cigarro. (Si va a fumar, hágalo al aire libre, sobre pavimento o gramilla mojada o, mejor aún, trate de dejar de fumar.) También se puede quemar al volcar líquidos calientes. Tenga suma precaución al cocinar.
  • Si tiene problemas para tragar:
    • Tome todo el tiempo que necesite para comer.
    • Siéntese derecho.
    • Recuerde que los líquidos espesos son más fáciles de tragar que los que no lo son.
    • Use una fuente con calentador eléctrico para mantener la comida caliente durante el largo tiempo que puede tardar en comer.
    • Pésese una vez por semana para comprobar que no esté perdiendo demasiado peso.
  • Reduzca el estreñimiento tomando más agua y comiendo más comidas con alto contenido de fibra. Las comidas con alto contenido de fibra incluyen los panes y cereales de grano integral, frijoles, frutas y verduras.
  • Si tiene problemas para hablar, trate de comunicarse por otros medios. Haga los ejercicios de lenguaje que le haya recomendado su médico o fisioterapeuta.
  • Trate de permanecer activo, si bien le será difícil hacer ciertas cosas. Siga participando del trabajo, la recreación y otras actividades. Trate de mantener una actitud positiva.
  • Obtenga el apoyo de familiares y amigos.
  • Aprenda todo lo posible sobre su afección. Para más información, póngase en contacto con:

    Parkinson's Disease Foundation
    Teléfono:1-800-457-6676
    Sitio Web: http://www.pdf.org

    National Parkinson Foundation, Inc.
    Teléfono: 1-800-327-4545
    Sitio web: http://www.parkinson.org

Su profesional médico querrá y verificar cómo va su tratamiento. Mantenga sus citas de acuerdo a lo recomendado por su médico. Hable con él durante sus visitas sobre cualquier pregunta e inquietud que pueda tener.

Llame a su médico si:

  • Le aparecen efectos secundarios del medicamento, como náuseas, mareos o cambios mentales.
  • Baja de peso entre el 3% y el 5% o más en un mes.
  • Tiene fiebre.
  • Le es cada vez más difícil tragar.
  • Se empieza a deprimir.
  • Comienza a tener alucinaciones, ya que éstas pueden ser un efecto secundario de los medicamentos.
  • Comienza a perder orina, o se hace encima, antes de llegar al baño.

¿Qué puedo hacer para prevenir el mal de Parkinson?

No se conoce ninguna manera de prevenir el mal de Parkinson. Se han estudiado muchos medicamentos y suplementos, pero no hay ningún tratamiento que haya mostrado efectos positivos en forma consistente.

Desarrollado por RelayHealth.
Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-01-27
Last reviewed: 2010-11-03
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
© 2011 RelayHealth and/or its affiliates. All rights reserved.
Page footer image