Page header image

Incontinencia urinaria de esfuerzo en mujeres

(Stress Incontinence in Women)

¿Qué es la incontinencia de esfuerzo?

La incontinencia de esfuerzo es la pérdida de orina durante actividades físicas. Por ejemplo, es posible que pierda orina cuando haga ejercicios, tosa, estornude, se ría, levante objetos o tenga relaciones sexuales. Es un problema frecuente en las mujeres.

¿Cuáles son las causas de la incontinencia urinaria de esfuerzo?

Los músculos del piso pélvico generalmente encajan cómodamente alrededor del cuello de la vejiga. Pueden formar un anillo de músculos que evita que la orina se escape a través de la uretra. La uretra es el tubo que lleva la orina fuera de la vejiga. Los músculos del piso pélvico pueden estirarse o torcerse durante la maternidad. Además, después de la menopausia la falta de estrógeno causa un adelgazamiento de los tejidos. Esto puede provocar pérdida del tono muscular. Una presión repentina de la vejiga (por ejemplo, debido la tos o el estornudo) puede vencer los músculos debilitados y provocar pérdidas de la orina.

Una causa menos frecuente es la cirugía pélvica, que puede debilitar los músculos de la pelvis o dañar los nervios de la pelvis.

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas incluyen pérdida de orina cuando levanta objetos u otra actividad física, cuando se ríe tose o estornuda.

¿Cómo se diagnostica?

Su profesional médico le preguntará sobre sus síntomas e historia clínica y lo examinará. Se analizarán muestras de sangre y orina. Es posible que se lo derive a un especialista, como un urólogo o ginecólogo, para profundizar la investigación y el tratamiento. (Un urólogo es un profesional médico que se especializa en los trastornos de las vías urinarias de los hombres y las mujeres, y del aparato reproductivo masculino. Un ginecólogo se especializa en el cuidado de la salud de las mujeres y especialmente en los trastornos del aparato reproductivo femenino).

¿Cómo se trata?

Los músculos del piso pélvico con frecuencia se pueden fortificar mediante ejercicios de Kegel. Puede sentir los músculos que necesitan ejercitarse apretando los músculos en el área genital. Puede ser útil simular que está contrayendo los músculos de la pelvis para detener el flujo de orina o el paso de gases. Para hacer estos ejercicios:

  • Apriete los músculos de la pelvis y sostenga la contracción durante 3 a 5 segundos. Haga esto 10 a 20 veces. Relaje los músculos completamente entre las contracciones.
  • Haga estas contracciones 3 a 4 veces por día. No serán de mucha ayuda si los hace con menos frecuencia.
  • No haga estos ejercicios mientras está orinando o defecando.

Puede hacer los ejercicios de Kegel en cualquier lugar: Mientras está sentado en su escritorio, esperando un autobús, lavando la vajilla, conduciendo un automóvil, haciendo cola o mirando televisión. Nadie sabrá que los está haciendo.

Es posible que observe una mejora después de hacer los ejercicios de Kegel durante unas semanas. Sin embargo, es posible que no note mucha mejor después de 3 a 6 meses de ejercicios diarios. Debe seguir haciendo los ejercicios de Kegel todos los días para mantener fuertes los músculos pélvicos.

Puede preguntarle a su profesional médico acerca de unos conos que pueden usarse para ayudarlo a fortalecer los músculos del piso pélvico. Los conos vienen en tamaños diferentes. Puede empezar con un cono grande. Lo coloca en la vagina y trata de sostenerlo en el lugar durante 15 minutos un par de veces por día contrayendo los músculos de la pelvis y la vagina. Cuando lo haga con facilidad, puede intentar sostener en el lugar un cono más pequeño. Su profesional médico puede pedir los conos a una empresa de material quirúrgico.

Es posible que le sea difícil encontrar los músculos correctos que debe apretar durante los ejercicios de Kegel. Si está teniendo problemas al hacer los ejercicios de Kegel, puede conseguir ayuda a través de la biorretroalimentación o de un fisioterapeuta con experiencia en ejercicios del piso pélvico.

Algunos medicamentos pueden ayudarlo a ajustar el anillo de músculos que controlan la liberación de orina.

Cuando los síntomas son graves y no tiene éxito cuando intenta fortalecer los tejidos con ejercicio u otros tratamientos médicos, es posible que le realicen cirugía para brindarle apoyo a la vejiga y los músculos pélvicos.

¿Cómo puedo cuidarme?

  • Infórmele a su profesional médico si comienza a tener incontinencia urinaria. Siga las recomendaciones de su profesional médico para corregir o controlar la incontinencia.
  • Haga los ejercicios de Kegel regularmente.
  • Use compresas para la incontinencia para ayudar a absorber la pérdida de orina y proteger su ropa. Asegúrese de cambiarlas regularmente.
  • Mantenga la zona de la ingle lo más limpia y seca posible.
  • Fíjese si ayuda evitar los alimentos que pueden irritar la vejiga, como el alcohol, los refrescos, el café, el té, el chocolate, los cítricos, los tomates o los jugos de frutas ácidos.
Developed by Ann Carter, MD, for RelayHealth.
Published by RelayHealth.
Last modified: 2011-08-01
Last reviewed: 2010-12-05
Este material se revisa periódicamente y está sujeto a cambios en la medida que aparezca nueva información médica. Se proporciona sólo para fines informativos y educativos, y no pretende reemplazar la evaluación, consejo, diagnóstico o tratamiento médico proporcionados por su profesional de atención de la salud.
© 2011 RelayHealth and/or its affiliates. All rights reserved.
Page footer image